Cómo enfrentar un cambio de empleo y salir bien parado

Cómo enfrentar un cambio de empleo

El cambiarse de trabajo puede significar dos cosas para una persona, una nueva opción de desarrollo profesional y el temor a lo empleo, post de como enfrentar cambio de empleodesconocido. Y es que el estrenar compañeros y desenvolverse en un clima laboral en que los códigos no están asimilados puede generar algún de grado de incertidumbre los primeros días.

Los expertos hablan que el primer mes siempre es el más difícil en estos casos, pues es un período de adaptación profundo. Pasado ese tiempo se entiende, especialmente por parte de la jefatura, que el manejo de las responsabilidades asignadas ya han sido incorporadas en el actuar del recién llegado.




Aprendizaje rápido

Este corto período de permisividad obliga al profesional a encontrar rápidamente su lugar dentro de la organización. Es más, los entendidos aconsejan acoplarse a la dinámica de la empresa lo antes posible. Para ello es bueno conocer las exigencias propias del cargo que se está aceptando, darse un tiempo para conocer a los compañeros y estar al tanto de las oportunidades de crecimiento que brinda la compañía (cursos, seminarios, talleres o capacitación).

También es aconsejable apuntar información de uso cotidiano como claves, correos, horarios o números de teléfono. Si bien estos datos con el tiempo se memorizan, los primeros días siempre son difíciles de recordar, por lo que tenerlos anotados en un cuaderno o libreta puede ser de gran utilidad.

Conocimiento previo

Antes de tomar la decisión de cambiar de empleo es aconsejable conocer y compartir los valores y cultura organizacional de la nueva empresa. Además, hay que averiguar si la compañía entrega las condiciones para potenciar la vida familiar de los trabajadores, en otras palabras si posee horarios flexibles o la posibilidad de permisos para ausentarse en ciertas ocasiones.

Otro punto importante es saber cuánto se invierte en capacitación del personal y si existe la oportunidad de negociar las condiciones laborales, por ejemplo si el puesto implica viajar mucho acordar con antelación un número máximo de  viajes, cosa de no ver afectada la vida familiar.

¿Por qué debo cambiar?

Prudente es también preguntarse porque se quiere cambiar de trabajo. Acá los motivos pueden ser muy diversos y van desde  razones económicas hasta psicológicas. En este último grupo cabe mencionar la desmotivación o querer buscar un mejor ambiente laboral. El hecho de sentirse estancado o realizando una labor que no le satisface puede provocar los deseos de buscar un nuevo camino. Lo mismo ocurre en el caso de que el profesional tenga diferencias con sus jefes o sus compañeros, situación que de ser constante puede desencadenar estados de depresión.




Otros optan por cambiar motivados por hechos prácticos, como reducir la distancia entre su lugar de trabajo y su hogar y así aminorar el tiempo de desplazamiento diario. Este punto está muy relacionado con el deseo de conciliar el empleo con la vida familiar, la cual es otra de razones por la que se busca emigrar de una compañía. Por último, pero sin duda una de los principales argumentos usados para justificar la movilidad laboral es la búsqueda de un mejor sueldo.

Post by: JOOBLE EMPLEOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *